Hablar en español

INTERACCIÓN ORAL

Como bien dice un proverbio chino, «aprender un idioma es tener una ventana más desde la que observar el mundo». Además de las ventajas evidentes de poder comunicarse en otra lengua y conocer de cerca una parte de su cultura, aprender un idioma es un hábito saludable. Algunas investigaciones sugieren que hablar un idioma extranjero es bueno para nuestro cerebro, ya que refuerza las habilidades cognitivas y ayuda a evitar la demencia cuando seamos mayores.

Sin embargo, el aprendizaje de idiomas requiere un compromiso, por eso es importante que sintamos que el esfuerzo por dominar una lengua más merece la pena. Si quiere llegar a hablar en español con fluidez, no solo conocerá a muchas personas del mundo hispanohablante, sino que también desarrollará los músculos mentales al dominar una nueva habilidad.

Por supuesto, aprender a hablar en español requiere tiempo, esfuerzo, práctica y paciencia. ¡Pero no se preocupe! Con las herramientas y las técnicas adecuadas, pronto podrá hablar en español con confianza y soltura.
 

1. ¿Es difícil hablar en español?

Es probable que ya haya tomado clases y haya practicado en casa, pero ¿qué tal se le da hablar en español con los nativos? Muchos estudiantes, al encontrarse cara a cara con un hablante nativo de español, se ponen tan nerviosos que no pueden mantener una conversación. Tal vez usted también sienta miedo de cometer un error, se bloquee, piense que no es capaz de hablar lo suficientemente rápido o de no entender las respuestas. Si este es su caso, tranquilo: le aseguramos que no está solo.
Cuando este miedo surge, puede sentirse tentado a esperar una próxima ocasión, cuando haya tenido más tiempo para practicar. No obstante, lo mejor para llegar a hablar en español con fluidez es no perder ninguna oportunidad de hablar. Es hablar en español desde hoy.

PERO ¿ES DIFÍCIL HABLAR EN ESPAÑOL?
Bueno, ¡todo depende de cómo se mire! Los autores de la famosa canción Qué difícil es hablar el español disponible en Youtube se quejan de las diferencias regionales del idioma, cuando una palabra puede significar algo totalmente distinto en varios países hispanohablantes.

Lo más importante que debemos enfatizar como profesores de español, es que no existe un «español bueno» ni un «español malo». Las variaciones dialectales del español simplemente enriquecen el idioma, y nos dan la oportunidad de sentirnos representados lingüística y culturalmente. Recomendamos que no intente aprenderse desde un principio todas las palabras existentes para expresar un concepto, por ejemplo para «autobús» se puede decir: colectivo, chivilla, guagua, buseta, micro, camioneta... o para «cerveza»: cheve, chela, birra, biela, fría, cristal, etc. Piense que el contexto juega un papel muy importante en la comprensión.

Recomendamos que lo importante es adquirir una buena base del español estándar, algo que ofrecemos en Lengalia, por ejemplo. En el futuro, cuando mantenga contactos con los hablantes de diferentes países y le toque hablar en español con los mexicanos o los venezolanos, no tendrá ningún problema para conocer su léxico y usar palabras como platicar en vez de hablar (en el caso de México) o cambur en vez de plátano (en el caso de Venezuela).  Esto lo va a aprender de forma muy rápida, ya que son pequeñas piezas que fácil y rápidamente va a integrar a su puzzle del español.

La pronunciación también puede ser difícil de dominar para algunos estudiantes a la hora de hablar en español. La mayoría de las letras del español son idénticas a las del alfabeto inglés, por ejemplo; sin embargo, la pronunciación del español difiere significativamente de la del inglés, aunque las letras sean las mismas.
Debe tener especial cuidado con las vocales, que utilizan pronunciaciones diferentes a las de sus equivalentes en inglés. En cierto modo, las vocales en español son más fáciles de aprender. A diferencia de las vocales inglesas, que tienen varias pronunciaciones distintas, las vocales españolas se suelen pronunciar igual sin importar la posición en la palabra.

Sin embargo, llegar a dominar algunos sonidos puede ser un reto para los hablantes no nativos. Como, por ejemplo, el sonido de la «rr» o «j». Tendrá que practicar un poco, pero en base a nuestra experiencia y con excepciones aisladas, se acabará acaba dominando.

¿CUÁNTO TIEMPO SE TARDA EN APRENDER A HABLAR EN ESPAÑOL?
La conversación implica un intercambio lingüístico bidireccional. Por lo tanto, para alcanzar un nivel de conversación es necesario tener un nivel bastante alto de comprensión del idioma y entender de forma correcta lo que se nos dice. Esto significa que para llegar a hablar en español con fluidez tenemos que prepararnos y tomarlo con paciencia. Para entender mejor que significa “tener una conversación” y lo que uno es capaz de transmitir, sería interesante hablar sobre los diferentes niveles de conversación:

Primer nivel
Hablar sobre las cosas, el fútbol, el tiempo… Es una conversación superficial cuando conoces a alguien o te encuentras con un vecino en el ascensor, por ejemplo.

Segundo nivel
Hablar de otras personas, repetimos lo que nos han dicho o sabemos de ellos.

Tercer nivel
Hablar de mis ideas. Qué pienso sobre política, sobre la sociedad, o cómo deberían ser determinadas cosas.

Cuarto nivel
Hablar de mis sentimientos. Si digo que algo me molesta o me hace feliz, estoy compartiendo con otra persona una información más sensible que si simplemente comparto mis ideas o hablo de los otros.

Quinto nivel
Compartir sentimientos. Aquí se construyen las relaciones duraderas. No solo se habla de lo que uno siente, sino que se escucha de forma activa y se intenta entender a la otra persona.

En resumen, para conseguir una relación personal duradera, deberá ser capaz de hablar en español en estos cinco niveles de comunicación.

El aprendizaje previo es importante si se quiere alcanzar un nivel de conversación fluido. Asimismo, es imprescindible dedicar mucho tiempo a otras habilidades como la escucha y la lectura. Si tiene un vocabulario limitado, es posible que sea capaz de decir ciertas cosas, pero todo dependerá de su grado de preparación. Cuanto más lea o escucha, más seguro se sentirá a la hora de hablar en español.

El tiempo que se tarda en dominar la habilidad del habla en español varía de una persona a otra, en función de su situación, sus oportunidades o sus necesidades. Si le dedica una hora al día, es probable que dentro de unos seis meses ya pueda hablar en español con cierta soltura, posiblemente en un nivel A2 (en función del Marco Común Europeo de Referencia) o un segundo nivel de lo expuesto anteriormente, lo que significa que podrá comunicarse en situaciones sencillas y habituales que requieren un intercambio simple y directo de información sobre actividades cotidianas y será capaz de realizar intercambios sociales breves.

Independientemente del nivel que vaya a conseguir con su esfuerzo, si no centra sus esfuerzos en seguir aprendiendo, su vocabulario se quedará estancado y su capacidad de comprensión no progresará. Por lo tanto, aunque su objetivo sea solo llegar a un nivel de conversación donde puede hablar de sus ideas y sentimientos, es importante mantenerse activo tanto en la escucha como en la lectura.

2. ¿Por qué es importante aprender a hablar en español?

Para hablar en español con fluidez también se necesita una buena dosis de motivación. La motivación es el motor del éxito en el aprendizaje de idiomas, el ingrediente mágico en la búsqueda de la fluidez de cualquier estudiante.

En los momentos que sienta que la motivación le abandona, piense en las ventajas que obtendrá al hablar en español, al desenvolverse con soltura en esta lengua. Cuando aprende un segundo idioma, se expone a nuevas experiencias, oportunidades, culturas y personas. Estas son algunas de las razones que le ayudarán a mantener la motivación:

- El español es uno de los idiomas más hablados del mundo. En 2021, había 590 millones de hispanohablantes en todo el mundo, de los que 483 millones eran nativos. El español no solo es la segunda lengua más hablada del planeta, sino que además es el idioma oficial de 21 países.

- Se le abrirá una puerta al mundo del arte y la literatura. Uno de los mayores beneficios de aprender a hablar en español es que accederá al inigualable mundo de la rica cultura hispana. El contacto directo con las obras en su idioma original proporciona una visión más profunda de las mismas que la que se obtiene a través de las traducciones.

- Aumentará sus perspectivas de empleo. En el mercado global actual, el conocimiento de una segunda lengua puede ser un activo muy valioso tanto para los empleadores como para los empleados. Las empresas están siempre dispuestas a contar con personal que les ayude a salir al mercado internacional, y el hecho de hablar en español es especialmente valioso en este sentido.

- Sus experiencias de viaje mejorarán. Viajar es una de las experiencias más enriquecedoras que se pueden tener, pero la calidad de esa experiencia mejorará significativamente si se sabe hablar en español. Aunque es perfectamente posible disfrutar de unas vacaciones en un país de habla hispana sin saber el idioma, esto restringirá a dónde puede ir y con quién –y hasta qué punto– puede comunicarse.

DIFERENCIAS REGIONALES DEL ESPAÑOL
El español cuenta con una enorme diversidad de acentos, dialectos, lenguaje coloquial y argot. Al pasar de una ciudad a otra dentro del mismo país, comprobará que el uso del lenguaje, el ritmo y el acento cambian significativamente, aunque solo haya pocos kilómetros de separación regional.

Con 483 millones de hispanohablantes nativos en el mundo, sería una locura pensar que todos ellos hablan en español de la misma manera. Los dialectos del español hispanoamericano pueden agruparse de la siguiente forma:
-    Mexicano;
-    Centroamericano;
-    Caribeño (Cuba, Venezuela, Puerto Rico, República Dominicana, Panamá, el Caribe colombiano y el Caribe mexicano);
-    Andino (Colombia, Perú, Ecuador, la parte occidental de Bolivia y zonas andinas de Venezuela);
-    Rioplatense (Argentina, Uruguay, la parte oriental de Bolivia y Paraguay);
-    Chileno (Chile, la región del Cuyo en Argentina).

Dentro de España, también hay algunos dialectos en los siguientes territorios:
-    Norte peninsular (Asturias, Castilla y León, Cantabria, País Vasco, Navarra, Aragón, La Rioja, provincias de Guadalajara y Cuenca);
-    Centro-sur peninsular (Madrid, Toledo, La Mancha);
-    Sur peninsular (Andalucía, Extremadura y Murcia);
-    Islas Canarias.

A pesar de todos estos dialectos, la mayoría de las personas podrá entenderse independientemente del país hispanohablante del que proceda. Asimismo, el uso estándar del español formal en el cine comercial y en la literatura ayuda al entendimiento del idioma. Cada dialecto y cada región hispanohablante tienen sus propios modismos y diferenciadores culturales únicos, lo que hace que aprender español y hablar en español sea divertido y atractivo. ¡El número de formas de expresarse es verdaderamente infinito!

3. ¿Qué estrategias puedo seguir para hablar en español?

¿El método de aprendizaje que utiliza le permitirá alcanzar su objetivo? Es importante creer en la estrategia de aprendizaje que ha elegido. Si piensa que el método que está utilizando para hablar en español no funciona, entonces debe cambiarlo.

En Lengalia, consideramos que la estrategia de aprendizaje más eficaz es la que da prioridad a la escucha y a la lectura, con el uso del contenido que le resulte interesante al alumno. Por supuesto, los que están empezando a aprender el idioma, deben apostar por el material para principiantes que puede que no sea tan interesante al principio. Sin embargo, le aseguramos que, al construir el fundamento, podrá escoger el material y optar por algo que le interese o que sea su pasión.

Esto significa que lo primero que hay que hacer es adquirir un amplio vocabulario y un alto nivel de comprensión como base sobre la que construir otras habilidades lingüísticas. Si estamos familiarizados con el idioma –con la forma de pensar de la nueva cultura– y si aprendemos muchas palabras, la capacidad de expresarnos con naturalidad y claridad de desarrolla fácilmente. Poco a poco comenzaremos a hablar en español.

Aprender a hablar en español significa conocer todos los componentes de la lengua española: pronunciación, vocabulario y gramática, entre otros. Cada uno de ellos es esencial para hablar en español. Además, las siguientes estrategias pueden resultar muy útiles:

- Pensar en español. Al pensar en español, descubrirá que su confianza aumenta considerablemente. Es fácil sentirse nervioso cuando se tropieza con las palabras y piensa demasiado en lo que va a decir a continuación. Afortunadamente, con el tiempo, será capaz de pensar en español sin tener que traducir primero. También puede llevar un diario en español. Al escribir sus pensamientos en español, empezará a entrenar el cerebro para pensar en español además de en su lengua materna, lo cual le ayudará a hablar en español.

- Hablar en español con uno mismo. Para avanzar en este proceso, intente hacer comentarios en español a lo largo del día, aunque sea algo simple (por ejemplo, «hace buen día», «tengo mucha hambre, a ver qué como», «mañana tengo planes con Sofía», etc.).

- Leer en voz alta. Otra forma eficaz de aumentar la confianza al hablar en español es empezar a leer en voz alta en este idioma. Al hacerlo, notará que las palabras salen de forma más natural, lo cual le preparará para el auténtico flujo de una conversación real. Asimismo, puede repetir las frases de su película o su serie favorita en español: escuche un corto fragmento, ponga el vídeo en pausa y lea los subtítulos intentando reproducir el tono y el acento del personaje.

- Aprender nuevas palabras cada día. Es difícil sentirse seguro al hablar en español si no tiene un vocabulario sólido. Por ello, es importante que se proponga aprender nuevas palabras en español todos los días. Puede hacerlo simplemente leyendo un libro o una revista y buscando las palabras desconocidas con las que se tropiece.

- Escuchar a los hablantes nativos. Si quiere aumentar su confianza a la hora de hablar, empiece a escuchar con atención a los hablantes nativos. Al escucharlos, aprenderá a utilizar las palabras correctamente y se familiarizará con los términos de la jerga. Si puede viajar al extranjero y hacerlo allí, será genial para el desarrollo de su aprendizaje.

ELEMENTOS BÁSICOS DE LA PRONUNCIACIÓN DEL ESPAÑOL
Uno de los aspectos más importantes que debe tener en cuenta el que quiera hablar en español es aprender la pronunciación. Al fin y al cabo, no se puede hablar el idioma si no se sabe cómo pronunciar los sonidos. Por suerte, prácticamente cada letra del alfabeto español tiene una pronunciación. Esto hace que la ortografía española sea mucho más uniforme que la del inglés. Sin embargo, hay algunos detalles en la pronunciación a los que conviene prestar atención. Nuestro objetivo principal es ayudarle a pronunciar correctamente los sonidos más problemáticos del español.

- Las vocales. Las vocales en español se pronuncian siempre igual. Pero cuando practique, asegúrese de prestar atención a la longitud del sonido de las vocales. Las vocales españolas se pronuncian de forma más corta; en inglés, se tiende a dejar que las vocales se alarguen.

- Marcas de acento. Las tildes son muy importantes. Colocar mal u olvidar un acento puede suponer una gran diferencia en el significado de sus frases en español. A la hora de hablar en español nos ayuda mucho conocer en qué palabras se utilizan las tildes.

- Las consonantes. Todas las consonantes españolas siguen unas reglas estrictas en cuanto a los sonidos que producen, y hay pocas excepciones. El sonido de una consonante solo cambia cuando se combina con determinadas consonantes y vocales.

B/v.  En el español hablado, la «b» y la «v» suenan exactamente igual. Por ejemplo, Venezuela y Barcelona.

C/s. La letra «c» se pronuncia diferente cuando va seguida de las vocales «e» e «i». El sonido se asemeja al «th» (es decir, [θ]) en inglés si hablamos de España y al [s] si se trata de los países latinoamericanos. Cuando la «c» va seguida de las vocales «a», «o», «u» o de una consonante, se utiliza el sonido [k].

D. La «d» española, cuando aparece al final de una palabra en forma de -ado o -ada, suele eliminarse en la pronunciación en muchas regiones españolas. Por ejemplo, pescado suena como pescao.

G/j. Cuando la letra «g» española precede a la «u», «a» o a una consonante, se pronuncia como [g]. Asimismo, cuando la «g» precede a la «i» o a la «e», se pronuncia como la letra «j».

H. La «h» es una letra muda, a menos que esté en una combinación de «ch».

R/rr. Una sola «r» debería sonar en la punta de la lengua, no en el fondo de la garganta como la «r» inglesa. Mientras que el sonido «rr» suele ser más fuerte, por lo que a menudo causa problema a los estudiantes que están aprendiendo a hablar en español.

Información más detallada, con muchos ejemplos y ejercicios, puede encontrarse en nuestro curso online de pronunciación española.

4. ¿Qué técnicas recomienda Lengalia para hablar en español?

Para llegar a hablar en español con fluidez y cubrir todos los niveles de aprendizaje, es necesario llevar a cabo algunas técnicas. Desde Lengalia, recomendamos las siguientes:

- Escuchar en español mucho. Si puede, dedique al menos una hora a esta actividad casi todos los días. Puede escuchar en el coche o mientras hace las tareas de la casa. Simplemente escuche, sin prestar mucha atención. Si el contenido es interesante y la voz agradable, la escucha crea una conexión emocional con otro idioma. Escuchar crea conexiones neuronales. Además, aprenderá nuevas frases, mejorará su comprensión y su pronunciación a la hora de hablar en español.

- Leer en español mucho. La lectura es la mejor manera de aumentar el vocabulario. La lectura proporciona el léxico; y para comunicarse y hablar en español necesitará entender lo que la otra persona está diciendo, lo cual requiere conocer muchas frases y palabras.

- Imitar. La escucha, combinada con la lectura, llenará su cerebro de frases que reconocerá y que podrá utilizar. Le recomendamos que pronuncie alguna que otra palabra o frase, mientras escucha o lee. Al repetirlas, al querer usarlas, con el tiempo formarán parte de su repertorio. Además, al imitar lo que oímos, a menudo nos centramos más en el ritmo, en la entonación del idioma, que en las palabras individuales. Esto ayuda a mejorar la pronunciación y hace que el uso de léxico sea más natural.

- Escribir en español. Escribir es una buena forma de empezar a producir la lengua para llegar a hablar en español con fluidez. Cuando escribimos, tenemos tiempo para buscar palabras, para revisar reglas gramaticales o terminaciones de verbos. Tenemos más tiempo para pensar las cosas. Esto, sin duda, nos prepara para hablar.

- Hablar en español. Para hablar en español bien, hay que hacerlo mucho. Puede resultar muy útil tener a alguien con quien hablar en el idioma que estás aprendiendo. Si ha alcanzado un cierto nivel de su aprendizaje, puede que tenga que ir al país donde se habla el idioma para tener mucha experiencia hablando. Si no es posible, puede buscar compañeros de intercambio de idiomas.

- Memorizar frases útiles en español. Memorice algunas frases que considere importantes para el diálogo. Como «Encantado de conocerle», «Me gustaría probar esta prenda», etc. Si las sabe de memoria, no tendrá que pensar mucho a la hora de hablar en español.

5. ¿Qué recursos me ofrece Lengalia para hablar en español?

Los cursos de Lengalia son útiles para mejorar en todas las áreas del idioma, también en la habilidad oral, siempre teniendo en cuenta su nivel. Tenemos cursos para principiantes desde un nivel muy básico A1 hasta un nivel avanzado C2 en función de los criterios definidos en el Marco Común Europeo de Referencia (MCER).

El recurso más beneficioso que le ofrecen nuestros cursos para asegurarse que su pronunciación es correcta y al mismo tiempo poder practicar hablar en español es la grabadora de voz: una herramienta con la puede grabar su voz y comparar su pronunciación de forma instantánea con la de un hablante nativo español (español neutro). De esta forma, desarrollará su habilidad de expresión oral de manera autónoma y trabajará en las destrezas necesarias para aprender a hablar en español.

Todos nuestros cursos de español online siguen el método para aprender español basado en rutas de aprendizaje, que ponen énfasis en adquirir un fundamento sólido en el idioma y así aumentar la confianza del estudiante. Hacer un curso de español como los que ofrece Lengalia es una de las formas más rápidas de aprender español y practicar nuevo vocabulario.

6. ¿Qué consejos me ayudarán a hablar en español?

Para concluir, queremos presentar algunos consejos que le ayudarán a aprender a hablar en español con fluidez en poco tiempo. Con práctica y constancia, dentro de pocos meses notará un gran avance en su aprendizaje.

- Encontrar un compañero de idiomas. Tener uno o varios compañero de idiomas con los que pueda practicar hablar español le animará e inspirará a empezar a hablar en español más y más. Puede practicar con otro estudiante de idiomas para sentirse más cómodo al cometer errores o intentar practicar con un hablante nativo que pueda ayudarle a corregirlos. De este modo, tendrá en sus manos dos elementos esenciales para aprender español con éxito y a un precio realmente atractivo:  aprenderá exactamente cómo funciona el idioma español con Lengalia y podrá utilizarlo (¡gratis!) de manera informal con su compañero de idioma.

¿Dónde puedo encontrar un compañero lingüístico? Para ello recomendamos utilizar una de las muchas páginas web dedicadas a poner en contacto a compañeros de idiomas de todo el mundo para chatear en línea, hacer video llamadas, enviar correos electrónicos (mejorando también tus habilidades de escritura), , etc. Existen varias opciones como Conversation Exchange, HelloTalk, Tandem, Speaky, MyLanguageExchange, etc., todas ellas gratuitas.

- Hacer un viaje de idiomas: inmersión lingüística. Aprender el idioma en su contexto natural. No es lo mismo estudiar online la gramática española que aprender el idioma en su país de origen. Convivir a todas horas con una lengua nos aporta un aprendizaje mucho más significativo e intenso. Se aprende a dominar expresiones, frases hechas, su jerga, su pronunciación particular, sus dialectos, los diferentes usos de cada palabra… Adquirir un idioma en su país de origen puede incluso hacer que acabemos pensando en dicha lengua. El desarrollo de la comprensión oral encuentra en este tipo de viajes su máximo exponente. Para tener un mayor beneficio de este tipo de experiencia, recomendamos tener ya un nivel básico de español.

- Ver películas y series. Ver películas y series en español es una buena manera de familiarizarse con el diálogo conversacional. También puede probar a ver con subtítulos para mejorar su comprensión. Cuanto más vea, más se familiarizará con el acento y el tono de voz que se utilizan habitualmente en español. Cuanto más español oiga, más confianza tendrá cuando llegue el momento de hablar en español.

- Escuchar música y cantar en español. Para aumentar su vocabulario y familiarizarse mejor con el idioma, empiece a escuchar música en español. Escuche con la letra de la canción delante para poder cantarla.

- Grabarse y hablar en español. Intente grabarse manteniendo una conversación o leyendo en español. Al grabarse y reproducir el audio, tendrá la oportunidad de escuchar cómo suena su voz (aunque seguramente notará que la grabación de su voz suena diferente a lo que esperaba) y te darás cuenta de los sonidos que no pronuncia como debería o de otros errores gramaticales.

- Tener frases preparadas para usar en la conversación. Considere la posibilidad de estudiar frases comunes en español que le resulten útiles en la conversación y las actividades diarias.

- Enamorarse de la cultura española. Hablar en español es mucho más agradable si le entusiasma todo lo relacionado con este idioma. Las culturas españolas están impregnadas de hechos históricos asombrosos. Aprenderá mucho y sus conocimientos de la lengua demostrarán que el español no es solo un idioma que habla, sino un amor que ha cultivado.

- No tener miedo al ridículo. Hable siempre que tenga la ocasión, incluso consigo mismo. Su objetivo es comprender y hacerse entender. No intente tener un acento perfecto al principio; eso vendrá con el tiempo.

- Por último, no deje de practicar. Sea persistente. Puede que la práctica no haga la perfección, pero sin duda hace que se progrese. Cuanto más hable, más seguro se sentirá.

get help