Übersetzen ins German

Situación I: Ahora vamos a desayunar.

La familia Müller va a desayunar a las ocho al restaurante del hotel.

KLAUS.— Petra, ¿quieres estar aquí dos semanas más?

PETRA.— Sí, a mí me gusta mucho el hotel. Pero si nos quedamos tenemos que informar en recepción.

KLAUS.— Sí, voy a ver si los niños ya están despiertos y podemos bajar a desayunar. Ya son las ocho.

PETRA.— Aún duermen. Pueden dormir un poco más hasta las nueve, porque es pronto y están muy cansados. Vamos a desayunar solos y luego los despertamos.

KLAUS.— Sí, tienes razón.

(...)

RECEPCIONISTA.— Buenos días, ¿qué desean?

PETRA.— Queremos reservar la habitación para dos semanas.

RECEPCIONISTA.— ¡Ah! Muy bien, pues no hay problema. ¿Y está todo bien? ¿Están contentos con el hotel?

PETRA.— Sí, sí, el hotel es muy bonito. Ahora vamos a desayunar, es por aquí, ¿no?

RECEPCIONISTA.— Sí, por ahí, esa puerta a la derecha. El desayuno es de 8:00 a 10:00.

PETRA.— Gracias.

RECEPCIONISTA.— A usted. Hasta luego.

(...)

PETRA.— Yo voy a tomar un café con leche y una tostada con mantequilla y mermelada. Hay mermelada de fresa, naranja, melocotón... ¡Mucha variedad!

KLAUS.— Yo, no sé... quizás mejor un té y un poco de pan fresco con queso.

PETRA.— Sí, mira, ahí tienes pan, queso y jamón serrano. ¡Oh, mira, tienen churros! ¡Qué ricos, con chocolate!

KLAUS.— Sí, sí, en Alemania no hay. ¡Qué raro! En España la gente no toma chocolate con churros para desayunar ... sólo toman generalmente un café con unas galletas.

PETRA.— Quizás tienen churros porque saben que hay turistas...

(...)

KLAUS.— Voy a buscar un poco más de té, ¿quieres algo?

PETRA.— Sí, ¿puedes traer un poco más de mermelada? ¿de fresa, por favor? Y un poco de azúcar para el café.

KLAUS.— Sí, claro. Yo creo que voy a tomar cereales también. ¡Mmm! ¡El desayuno en este hotel está riquísimo!


Situación II: ¿Vamos a la piscina?

La familia Müller va a ir a la piscina del hotel.

KLAUS.— Petra, ¿Vamos a la piscina?

PETRA.— Hoy hace mucho calor, entonces es una buena idea. Y los niños seguro que quieren ir.

(...)

[En la piscina]

PETRA.— Venga, niños, necesitáis un poco de crema. Sin crema vais a estar todos rojos... Y necesitáis la gorra, el sol está muy fuerte. Son las 11:30.

(...)

KLAUS.— Petra, me voy a bañar con los niños. ¿Vienes?

PETRA.— No, yo me quedo aquí. Voy a leer un poco y tomar el sol. Más tarde, quizás...

KLAUS.— Bueno, pero luego vienes, ¿no?

PETRA.— Sí, luego un poco más tarde voy, a las 12:15.

(...)

PETRA.— ¿Ya estás aquí otra vez?

KLAUS.— Sí, los niños quieren un helado e insisten, insisten... ¿Tienes un poco de dinero?

PETRA.— Tú siempre compras todo lo que quieren... Toma 5 €.

KLAUS.— ¿Quieres uno también?

PETRA.— Sí, es una muy buena idea... Uno de...no sé, de fresa y chocolate.

(...)

VENDEDOR.— Dígame.

KLAUS.— Cuatro helados: dos de fresa y chocolate y dos de limón.

VENDEDOR.— ¿Una bola o dos?

KLAUS.— Dos, dos.

VENDEDOR.— Aquí tiene, son 4,75 €.

KLAUS.— Aquí tiene, gracias.

(...)

KLAUS.— Aquí está tu helado y aquí están los helados de los niños.

PETRA.— ¡Uhmm qué fresco y rico! Ahora voy a bañarme, pero primero tengo que ir al baño.

KLAUS.— Bueno, los niños esperan sus helados. Luego vamos todos juntos al agua, ¿a las 12:45 vale?

PETRA.— Sí, vale.

á é í ó ú ñ ü Ü Á É Í Ó Ú Ñ ¿ ¡